PREFACIO DE ESTA TRADUCCIÓN DE LIBER MMM:

Liber MMM es el primer capítulo del libro "Liber Null & Psychonaut" de Peter Carroll. Se trata de una introducción a la práctica de la Magia del Caos. Peter Carroll en una serie de Libers plantea un esquema ascendente de ejercicios que cualquier persona puede desarrollar por sí misma. Sin embargo, también Liber MMM consiste en una detallada explicación sobre cuales son ejercicios que deben ser dominados por parte de quienes desean iniciarse en Illuminates Of Thanateros. IOT tiene un sistema ascendiente de grados, que van desde el 4 (el inferior) hasta el 1 (el superior), este texto contiene todos los ejercicios propios del grado 4. La web de KIAosfera no tiene ninguna relación formal con Illuminates Of Thanateros, y por lo tanto se aconseja, a quienes tengan interés por dicha Orden, comunicarse con el Templo de IOT más cercano a su zona de residencia (ver la sección de Links).

Los Glifos que se dan como ejemplo en la subsección "Magia" de Liber MMM han sido creados especialmente para esta traducción y representan traducciones de glifos similares que en la versión original se corresponden a frases escritas en idioma inglés (a excepción del Glifo creado según el "método pictórico", que es idéntico al que figura en la versión original).

PREFACIO DE PETER CARROLL A LIBER MMM:

LIBER MMM: El curso para el grado 4 de IOT.

Este Curso es un ejercicio en las disciplinas de trance mágico, una forma de control mental que tiene similitudes con el yoga, metamorfosis personal, y las técnicas básicas de magia. El éxito en estas técnicas es un requisito para cualquier progreso en el grado 3.

Un diario mágico es la herramienta más esencial y poderosa del mago. Debe ser lo suficientemente largo como para permitir que contenga una página completa para cada día. Los estudiantes deben anotar el tiempo en que cada práctica se realiza, así como su duración y grado de éxito. También deben tomarse notas sobre los factores ambientales que puedan o no influir en el trabajo mágico.

Aquellos que quieran notificar a la Orden sobre su intención de comenzar el trabajo están invitados a hacerlo mediante el editor.


Liber MMM

CONTROL MENTAL

 

Para practicar la magia con efectividad, la habilidad de concentrar la atención debe trabajarse hasta que sea posible entrar en un estado similar al trance. Esto es logrado mediante una serie de etapas sucesivas: absoluta inmovilidad del cuerpo, regulación de la respiración, detención del pensamiento, concentración en el sonido, concentración en un objeto, y concentración en imágenes mentales.

 

Pon el cuerpo en una posición confortable e intenta permanecer en esa posición durante el mayor tiempo posible. Intenta no pestañear, ni mover la lengua, ni los dedos, ni ninguna otra parte del cuerpo. No permitas que la mente se escape en largas cadenas de pensamientos, utilízala para la observación pasiva de ti mismo. La posición que en un principio resultaba confortable puede comenzar a parecer una agonía con el transcurso del tiempo, pero persiste! Hazte un tiempo para realizar esta práctica a diario y utiliza también toda ocasión en la que estés inactivo para ejercitar esto.

Toma nota de los resultados en un diario mágico cada día. No estés satisfecho con menos de cinco minutos. Cuando hayas logrado dominar esta técnica durante quince minutos, procede a la regulación de la respiración.

 

Manténte tan inmóvil como te sea posible y comienza a hacer que tu respiración sea deliberadamente más profunda y lenta. La meta es utilizar la capacidad completa de los pulmones pero sin realizar ningún esfuerzo muscular. Los pulmones pueden ser mantenidos vacíos o llenos entre la inhalación y la espiración para alargar el ciclo. Lo importante es que la mente debe dirigir toda su atención al ciclo de la respiración. Cuando se logra hacer esto durante treinta minutos, ya se puede proceder a no pensar.

 

Los ejercicios de inmovilidad y respiración podrían llegar a mejorar la salud, pero no tienen ningún otro valor intrínseco más allá de ser una preparación para no pensar, los inicios del estado mágico de trance. Mientras estés inmóvil y respirando profundamente, comienza a limpiar la mente de todo tipo de pensamientos que puedan surgir. El intento de hacer esto revela inevitablemente que la mente es una feroz tempestad en actividad. Sólo con gran determinación se pueden ganar unos pocos segundos de silencio mental, pero esto ya es un gran triunfo. Mantén una vigilancia total por sobre el surgimiento de los pensamientos e intenta prolongar los períodos de quietud mental.

Al igual que la inmovilidad física, esta inmovilidad mental debe ser practicada en períodos preestablecidos y también en cada momento de inactividad que se presente. Debes anotar los resultados en tu diario mágico.

 

La Magia es la ciencia y el arte de lograr que el cambio se produzca conforme a la voluntad. La voluntad sólo puede ser mágicamente efectiva cuando la mente está centrada y no interfiere con la voluntad. La mente debe ser disciplinada primero para centrar toda su atención en un fenómeno insignificante. Si se intenta centrar la atención de la mente en algún tipo de deseo, el efecto es un cortocircuito producido por la ansiedad del resultado. La identificación egotista, el miedo al fracaso, y el deseo recíproco de no obtener lo deseado, que surge de nuestra naturaleza dual, destruyen el resultado.

Por lo tanto, al seleccionar cosas sobre las cuales concentrarse, elige cosas sin significación espiritual, egótica, intelectual, emocional o útil -sino cosas insignificantes.

 

La leyenda del mal de ojo se deriva de la habilidad que tienen los brujos y los hechiceros para mostrar una mirada fija y muerta. Esta habilidad puede ser practicada con cualquier objeto -una marca en la pared, algo que esté a distancia, una estrella en el cielo -cualquier cosa. Observar un objeto con la mirada absolutamente fija, sin desviarla ni un sólo instante, es extremadamente difícil; aún así, debes lograr hacerlo durante varias horas. Cada intento del ojo por distorsionar al objeto, cada intento de la mente por encontrar otra cosa sobre la cual pensar, debe ser resistido. Eventualmente, es posible extraer secretos ocultos de distintos objetos mediante esta técnica, pero la habilidad debe ser desarrollada trabajando con objetos insignificantes.

 

La parte de la mente en la cual surgen los pensamientos verbales es controlada mágicamente mediante la concentración en un sonido imaginado mentalmente. Cualquier sonido simple de una o más sílabas es elegido, por ejemplo, Abrahadabra, Yod He Vau He, Aum Mani Padme Hum, Zazas Zazas, Nasatanada Zazas. El sonido escogido es repetido una y otra vez en la mente para bloquear todo otro pensamiento. No importa cuán inapropiada pueda parecer la elección del sonido, debes persistir con él. Eventualmente, comenzará a parecer que el sonido se repite por sí mismo y esto incluso puede suceder mientras duermes. Estos son signos positivos. La concentración sonora es la clave para usar palabras de poder y para ciertas formas de proyectar hechizos.

 

La parte de la mente en la cual surgen los pensamientos pictóricos es controlada mágicamente mediante la concentración en una imagen. Una forma simple, como un triángulo, un círculo, un cuadrado o una cruz es elegido y mantenido en el ojo mental, sin distorsión, durante el mayor tiempo posible. Sólo con un esfuerzo determinado es posible mantener la forma imaginada durante algún tiempo. Al principio, la imagen debe ser imaginada con los ojos cerrados. Luego, con un poco de práctica, puede ser proyectada sobre cualquier superficie blanca. Esta técnica es la necesaria para proyectar sigils y crear formas independientes de pensamiento.

Los tres métodos de obtener un trance mágico sólo darán resultado si son practicados con la más fanática y mórbida determinación. Estas habilidades son extremadamente anormales y usualmente inaccesibles para la conciencia humana, pues exigen un nivel de concentración inhumano, pero las recompensas son muy grandes. En el diario mágico toma nota del trabajo formal de cada día y de todas las oportunidades extra que han sido utilizadas. Ninguna página debe quedar en blanco.

 

La transmutación de la mente hacia una conciencia mágica ha sido usualmente llamada la Gran Obra. Tiene un propósito difícil de obtener que eventualmente produce el descubrimiento de la Voluntad Verdadera. Incluso la pequeña habilidad de cambiarse a uno mismo es más valiosa que cualquier poder sobre el universo externo. La metamorfosis es un ejercicio dentro de la reestructuración voluntaria de la mente.

Todo intento por reorganizar la mente involucran una dualidad entre dos estados y el estado deseado. Por lo tanto, es imposible cultivar cualquier virtud como la espontaneidad, la alegría, el orgullo piadoso, la gracia o la omnipotencia sin involucrarse a uno mismo en más convencionalidad, tristeza, culpa, pecado e impotencia durante el proceso. Las Religiones están basadas en la falacia de que es posible tener a uno sin el otro. La alta magia reconoce la condición dual, pero no se preocupa acerca de si la vida es agridulce o dulce y amarga; sino que busca conseguir cualquier perspectiva perceptual arbitraria a voluntad.

Cualquier estado mental puede ser arbitrariamente elegido como un objetivo para la transmutación, pero hay una virtud especial en los que se presentarán a continuación. El primero es una antídoto para la falta de balance y posible locura producida por el trance mágico. El segundo actúa específicamente contra las obsesiones que pueden producir las prácticas mágicas presentadas en la tercera sección. Estos estados son:

1) Carcajada / Carcajada

2) No Aferrarse / No Desinteresarse

Obtener estos estados mentales es logrado mediante un proceso de meditación progresivo. Uno intenta entrar en el espíritu del estado cada vez que es posible, y otras veces pensando en el resultado del estado. Mediante este método, un fuerte y nuevo hábito mental puede ser establecido.

Considera la Carcajada : es la emoción más elevada, pues puede contener a cualquier otra, desde el éxtasis hasta la angustia. No tiene opuesto. El llorar es tan sólo un dispositivo que limpia los ojos y que conjura la asistencia a los niños. La carcajada es la única actitud aconsejable en un universo que es una broma acerca de sí mismo.

El Truco es poder ver ese chiste incluso en los eventos neutrales e insignificantes que nos rodean. No es nuestro objetivo cuestionar la aparente falta de buen gusto del universo. Busca la emoción de la carcajada en lo que da placer y sorprende, búscala en lo que resulta neutral e insignificante, búscala incluso en lo que es horrible y revulsivo. Aunque al principio pueda ser forzado, uno puede aprender a devolverle una sonrisa a todas las cosas.

No Aferrarse / No Desinteresarse es lo que mejor describe al estado mágico de actuar sin ansiedad por el resultado. Es muy dificil para los humanos decidirse a hacer algo y hacerlo por eso mismo como causa. Y justamente esa es la habilidad necesaria para ejecutar actos mágicos. Esto tan sólo es posible lograrlo con la atención dirigida a un sólo punto. El Aferrarse es entendido tanto en su sentido negativo como en el positivo, pues la aversión es su otra cara. El Aferrarse a un atributo de uno mismo, a la propia personalidad, a las propias ambiciones, a las propias relaciones con otra gente, o a las experiencias sensoriales -o igualmente, la aversión por cualquiera de estas cosas- tan sólo podrá limitarte.

Por el otro lado, es fatal el perder interés en estas cosas, pues ellas son el propio sistema simbólico o la realidad mágica. La idea es intentar tocar las partes sensitivas de uno con delicadeza, para impedir que la mano arruinadora roce el deseo o el aburrimiento.

En adición a estas dos formas de metamorfosis, existe una tercera forma, que es más activa, y que involucra a los hábitos diarios de cada uno. Por más inocuos que parezcan, los hábitos en el pensamiento, la palabra y la acción son el ancla de la personalidad. El mago tiene como meta subir a bordo ese ancla y navegar libremente en los mares del caos.

Para practicar esta tercera forma de metamorfosis, elige cualquier hábito menor que tengas y elimínalo de tu conducta; al mismo tiempo, adopta cualquier otro hábito elegido al azar. Lo que elijas no debe ser algo con significancia espiritual, egocéntrica o emocional, ni tampoco debes elegir algo en lo que fracasarás. Persistiendo en ésta práctica serás capaz de lograr virtualmente cualquier cosa.

Todos los trabajos de metamorfosis deben ser anotados en el diario mágico.

 

MAGIA

El éxito en lo explicado en esta sección depende en tener algún grado de destreza importante en los trances mágicos y las metamorfosis. Esta instrucción mágica incluye tres técnicas: ritual, sigils y sueños. En adición, el mago debe adquirir familiaridad con al menos un sistema de adivinación: cartas, runas, péndulo u observación del cristal, los métodos son ilimitados. Con cualquiera de las técnicas posibles, busca silenciar la mente y permite que la inspiración provea una respuesta. No importa que instrumento simbólico se use, tan sólo provee un receptáculo o amplificador de capacidades que son internas. Ningún sistema adivinatorio debe involucrar demasiado al azar. La astrología no es recomendable.

El ritual es una combinación del uso de armas talismánicas, gestualidad, sigils visualizados, hechizos pronunciados y trance mágico. Antes de usar sigils o probar técnicas de sueño, es necesario desarrollar un ritual de limpieza. Un ritual de limpieza bien construido tiene los siguientes efectos: prepara al mago para la concentración mágica mejor que cualquiera de los ejercicios de trance mágico por sí mismo; permite al mago evitar las obsesiones en caso de que surjan problemas con los sueños o con sigils que se tornan conscientes; también protege al mago de cualquier influencia oculta hostil que lo pueda afectar.

Para desarrollar un ritual de limpieza, lo primero es propiciarse de un arma mágica -una espada, una daga, un bastón o incluso un anillo de gran tamaño. El instrumento debe ser algo que cause una impresión fuerte a la mente y además debe representar las aspiraciones del mago. Las ventajas de construir por uno mismo las armas mágicas o de descubrirlas de manera poco usual no pueden ser lo suficientemente bien alabadas. El ritual de limpieza debe contener los siguientes elementos como mínimo.

Primero, el mago debe trazar una barrera alrededor suyo con el arma mágica. Esta barrera debe ser fuertemente visualizada. Utilizar figuras tridimensionales es lo más aconsejable. (ver figura 1).

 

 

 

Figura 1: Diferentes formas tridimensionales que el mago puede crear utilizando el arma mágica.

 

 

 

Segundo, el mago enfoca su voluntad en una imagen visualizada: por ejemplo, la imagen del arma mágica, o su propio tercer ojo imaginario, o incluso una bola de luz dentro de la propia cabeza. Concentrarse en un sonido es algo que alternativamente puede ser utilizado.

Tercero, la barrera es reforzada con símbolos de poder dibujados con el arma mágica. La tradicional estrella de cinco puntas o pentagrama puede ser utilizada, o la estrella de ocho puntas del Caos, o cualquier otra forma. Las Palabras de poder también pueden ser utilizadas.

Cuarto, el mago aspira el vacío infinito mediante un breve pero determinado esfuerzo por no pensar.

 

El mago puede necesitar de algo que es imposible de obtener para él mediante canales normales. Es a veces posible hacer que la coincidencia deseada suceda mediante la intervención directa de la voluntad, siempre y cuando esto no fuerce demasiado al universo. El mero acto de querer que algo suceda es generalmente muy poco efectivo, ya que la voluntad entra así en diálogo con la mente. Esto diluye la habilidad mágica en muchas maneras. El deseo se transforma en parte del ego, la mente entra en ansiedad debido al posible fracaso. La voluntad de no cumplir el deseo emerge entonces para calmar el miedo que produce el hipotético fracaso. En un instante, el deseo original se ha transformado en una masa de ideas en conflicto. Muy frecuentemente, el resultado deseado sólo emerge cuando ya nos olvidamos de el. Este último hecho es central para los sgils y la mayoría de las formas de hechizos mágicos. Los sigils funcionan porque estimulan a la mente para actuar de forma inconsciente, sobrepasando a la mente.

La operación con un sigil consta de tres partes: el sigil es construido, el sigil es perdido para la mente, el sigil es cargado. Al construir un sigil, el objetivo es construir un glifo del deseo, de forma estilizada, de modo que no sugiera inmediatamente que se refiere a ese deseo. No es necesario utilizar complejos sistemas simbólicos. La figura 2 muestra como los sigils pueden construirse a partir de palabras, imágenes y sonidos. El objetivo de estos sigils-ejemplo es meramente arbitrario y no recomendado.

a) Método de palabras: "Yo deseo obtener el Necronomicón".

Las letras son reacomodadas para formar un Sigil pictórico.

b) Método pictórico, como debilitar a un adversario:

c) Método de mantra:

Figura 2: creación de un sigil mediante a) método de palabras, b) método pictórico, c) método de mantra.

 

Para perder al sigil con éxito, tanto la forma del sigil como su deseo asociado deben ser limpiados de la conciencia normal. El mago actúa contra cualquier manifestación de cualquiera de estos dos mediante la forzada colocación de la atención en otros asuntos. A veces, el sigil puede ser quemado, enterrado o tirado al océano. Es también posible eliminar un hechizo de palabras mediante su constante repetición (como un mantra) ya que eventualmente elimina de la mente el deseo asociado. El sigil es cargado en momentos en los cuales la mente ha alcanzado su quintaesencia mediante el trance mágico, o cuando una emoción fuerte paraliza su funcionamiento normal. Es en estos momentos cuando uno debe concentrarse en el sigil, ya sea en forma de una imagen mental, un mantra o un dibujo. Algunos de los momentos en los que un sigil puede ser cargado son estos: durante el trance mágico, en el momento del orgasmo, en momentos de gran miedo, ira o vergüenza; o incluso en momentos en los que la gran frustración o la decepción emerge. Alternativamente, cuando otro fuerte deseo distinto aparece y limpia de la mente al anterior, el deseo del sigil es olvidado y es posible cargar al sigil. Después de haber tenido al sigil durante el mayor tiempo posible en la mente, es recomendable evanescerlo mediante la carcajada.

Debes anotar en tu diario todo tu trabajo con sigils, pero hazlo de manera que la deliberación consciente no interfiera con el deseo sigilizado.

 

SUEÑOS

 

El dormir provee de un conveniente ingreso a los campos de la adivinación, de las entidades, y de la exteriorización o experiencias "fuera del cuerpo". Todos los humanos sueñan cada noche de sus vidas, pero pocos pueden recordar sus experiencias incluso a los pocos minutos de haber despertado. Las experiencias de los sueños son tan incongruentes que el cerebro aprende a impedir que ellas interfieran con la consciencia que tenemos mientras estamos despiertos. Una de las metas del mago es tener un acceso completo al plano de los sueños y controlarlo. El intento de hacer esto invariablemente involucra al mago en una bizarra batalla a muerte con su propio censor psíquico, que usará casi cualquier técnica para negar estas experiencias.

El único método para obtener un acceso completo al plano de los sueños es mantener un diario y algo para escribir al lado de donde duermes cada día. El mago debe comenzar con experiencias simples, como por ejemplo ver determinado objeto (ya sea real o imaginario) en sus sueños y manejar esa técnica antes de intentar utilizar los sueños para la adivinación o la exteriorización. El sueño es construido mediante la técnica de visualizar fuertemente el motivo de éste en una mente que si no fuese por eso estaría silenciosa; esto debe hacerse inmediatamente antes de dormir. Para experiencias más complejas, el método de sigils puede ser empleado.

Es aconsejable mantener en un diario separado, y no en el diario mágico, ya que el de los sueños tiende a ser muy voluminoso. Sin embargo, cualquier éxito significativo debe inmediatamente ser transferido también al diario mágico.

Aunque algunos no quieran oír nada acerca de eso, un diario mágico bien mantenido es la mejor garantía de éxito con el trabajo de Liber MMM : es tanto una herramienta de referencia con la cual se evalúan los progresos como un acicate para esforzarse más.


Traducido por Kzwleh.

El Copyright de este texto pertenece a Peter Carroll.